);

El entorno

El entorno

 Vista aérea del camping y del municipio de Rinlo

El camping Rinlo Costa está situado en el pueblo marinero de Rinlo. Bañado por el mar Cantábrico, este pequeño municipio, de apenas 200 habitantes y que pertenece al ayuntamiento de Ribadeo, posee una belleza singular que destaca, entre otras muchas cosas, por estar en plena ruta de las playas.  

Cuenta la leyenda que este pueblo se forjó debido al origen de un puerto ballenero hace más de 500 años. Manteniendo su esencia pesquera, fue casa de marineros y en la actualidad, es hogar de percebeiras y percebeiros, que cada mañana salen en busca de este delicioso marisco. Cada año, a principios del mes de agosto se celebra la popular fiesta gastronómica en honor al percebe y donde turistas y lugareños comparten  miles de raciones de este crustáceo considerado, para muchos, una delicatessen

Fiesta Gastronómica del Percebe de Rinlo
Fiesta Gastronómica del Percebe de Rinlo
Pero no solo el percebe es el protagonista de la gastronomía rinlega. El arroz caldoso de bogavante es otro de los platos estrella que, junto a otros pescados y mariscos varios, componen un rico menú para los amantes de los platos de mar. Pasear por Rinlo, es perderse un poco en el tiempo. Parroquia tranquila de mar bravo que en temporales deja imágenes tan impactantes como singulares. Pocos conocen que también, en este pueblo, están las cetáreas construidas más antiguas de España. La primera de las tres que existen en el municipio fue construida a principios del siglo XX.

Tercera cetárea de Rinlo

Otra de las curiosidades que se pueden encontrar paseando por el vecindario, es una casona indiana datada del año 1912.  Es conocida como la Casa de Don Inocencio, por ser el nombre del rinlego que la mando construir. En la parte alta de la casa destaca un mirador octogonal que sirvió en aquellos tiempos de faro privado con el fin de iluminar todo el litoral. Por otro lado, la vieja escuela del municipio está presidida por un gran reloj de los que se denominan "Canseco", en honor a su fundador Antonio Canseco, célebre relojero afincado en Madrid que patentó un sistema de relojes sin pesas al que le otorgó el nombre de su apellido. Vista desde el muelle de Rinlo

Popular es la Ruta de la Costa, que se inicia en Ribadeo y culmina en la aclamada playa de augas santas, más comúnmente conocida como la playa de las Catedrales.  Un paseo que se puede hacer en bicicleta, en coche o mismo a pie y que recorre el litoral provisto de gran belleza paisajística.

La mariña lucense tiene mucho para ver. Playas de arena blanca galardonadas con la bandera azul en las que refrescarse, bosques frondosos en los que perderse y practicar rutas de senderismo o construcciones coloniales como las casas indianas que rememoran tiempos pasados en una época convulsa de emigración, son solo algunos de los tesoros que alberga la costa de Lugo.

Imagen de uno de los arcos de la Playa de las Catedrales.