);

Tiempo de invernar

Este verano 2018 nos ha dejado muchas anécdotas para recordar, risas compartidas que, seguro, rememoraremos en el frío invierno  y sobre todo, muchos nuevos amigos.

Desde Alemania a Andalucía o desde Irlanda a Madrid, cada campista del Rinlo Costa nos ha aportado algo. Algunos, algún que otro susto que, por fortuna, solo fue eso, un susto viajero. Otros, nos han regalado un pedacito de su talento artístico, y otros tantos, nos han contagiado con su alegría, del norte o del sur, ¡pena que el moreno no se pegue igual de bien!

¿Qué más podemos pedir? Bueno sí, que para el año ¡más y mejor! Que a los que vinisteis para una noche que volváis el 2019 pero para más noches, que a los que no llegasteis a venir, que aquí seguiremos esperándoos, y que a los que ya repetisteis por segundo año, ¡que no dejéis de venir!

Apagamos maquinaria, amig@s.

 

 

 

 

 

P.D. ¡Excepto el cortacésped! ¡No queremos que os encontréis una selva al volver!

Un negocio no crece solo

Nuestra idea de aventurarnos en la creación de un camping familiar creció y prosperó gracias a las muchas personas que nos ayudaron y apoyaron desde el primer momento.

Supongo que el verdadero significado de la palabra amigo viene cuándo escuchas un “adelante” o un  “para lo que haga falta”, después de decirles que dejarás tu trabajo de más de 20 años para ser autónoma.

Sí, con esta crisis aún galopando en España, y siendo conscientes de la situación económica que teníamos, decidimos cambiar de rumbo nuestras vidas. Pero la decisión final de seguir con paso firme en esta aventura no hubiera sido posible sin todos esos amigos y amigas que no dudaron en facilitarnos este camino.

Podemos decir que el Rinlo Costa es hoy una realidad gracias a todas estas personas  y por eso, en la tarde de ayer, el bar del camping se cerró al público para daros una pequeña y humilde muestra de agradecimiento haciendo una gran churrascada. Porque los “gracias”, son mejores con el estómago lleno.

Fue una tarde donde el buen tiempo nos acompañó pero lo más importante es que la mayoría de vosotros habéis podido venir y ver el proyecto que habéis ayudado a crear.

Porque vosotros, queridos amigos y amigas, también sois parte del equipo del Rinlo Costa.

12 meses de experiencias

Un año, hace hoy, 28 de julio,  que abríamos la puerta del Rinlo Costa. Entre nervios y con  la ilusión de quien cumple sus sueños, inaugurábamos este camping que nos ha llevado a vivir experiencias inolvidables.

Han sido 12 meses donde hemos podido compartir con nuestros  primeros campistas momentos difíciles de olvidar. Porque al igual que el primer beso nunca se olvida, en nuestro caso, los primeros campistas siempre serán especiales.

Risas en noches veraniegas, confidencias con sabor a licor café  y queimadas populares que acabaron en canciones rinlegas  y esa que tanto le gusta a nuestro querido Pedro, “cómo llueve en Sevilla” del cantautor gallego Andrés Suaréz.

12 meses de aprendizaje continuo, de errores de novatos y de muchos trámites burocráticos que nos han sacado más de una cana. Pero aquí estamos, cumpliendo un año.

365 días donde podemos afirmar que somos unos expertos en el crecimiento del césped, ¿quién se podía imaginar que la hierba crecía tan deprisa? También, nos hemos profesionalizado en el lenguaje de signos universal porque cuando las palabras fallan, los gestos hablan. Expertos también de cómo cremar la leche para un buen café, de tirar una caña perfecta o casi y de calcular el tiempo de coción de una barra de pan o de un croissant, aunque para eso, algunos hayan tenido que salir un poco “morenitos”.

Como campistas que hemos sido y que aún somos, creemos en que ir de camping es una filosofía de vida.  Tiene que gustarte, sí, pero si te gusta, simplemente te enamoras. Y es que, aún recordamos cómo aprovechábamos las vacaciones de nuestros anteriores oficios para escaparnos con la tienda de campaña y perdernos en parajes desconocidos rodeados de naturaleza. Como aquel desconocido de la tienda de al lado, en pocas horas podía pasar de ser un campista cualquiera a ser tu mejor amigo. Y es que, los lazos que se hacen en un camping son difíciles de desatar.

Desde el otro lado, como regentes de un camping, queríamos transmitir esa filosofía a nuestros campistas. Y eso es lo que hemos intentado durante estos 12 meses. Y seguiremos haciendo en los próximos mañanas del futuro.

Solo nos queda agradecer a todos los campistas que este año han confiado en nosotros, a todos nuestros amig@s y familiares que han estado y están ahí, siempre acompañándonos en esta aventura que hemos comenzado. Y por supuesto, gracias a todos los que aún no nos conocéis pero que esperamos que pronto lo hagáis.

¡GRACIAS!

 

Este camping SÍ admite mascotas

“El perro es el mejor amigo del hombre”. Esta frase que todos conocemos y habremos escuchado mil veces, tiene un origen. ¿Cuándo se convirtió el perro en el mejor amigo del hombre? Hay varias investigaciones al respecto de esta alianza.

En el año 1907, el inglés Francis Galton, fundamentó su teoría de que el vínculo comenzó con los lobos, cuando los humanos atraparon cachorros de este animal y los adiestraron para adoptarlos como mascotas. Esta explicación quedó descartada cuando posteriores descubrimientos de más de 4000 años de antigüedad atestiguaron que el perro ya había sido adiestrado cuando los humanos eran cazadores recolectores. Hay investigaciones que afirman que fueron los caninos quienes iniciaron este vínculo queriendo conseguir una mejor alimentación que la que conseguían por sus medios.

De una forma u otra, esta relación entre hombre y perro sigue perdurando en el tiempo y de una forma más afectiva. Aunque sigue ayudando al hombre en la agricultura o en la caza, su compañía y el amor recibido va mucho más allá de cualquier labor.

Como amantes de los animales, sabemos lo importante que puede llegar a ser tu mascota para ti, y queremos que en tus vacaciones no los dejes en casa. Aunque este post hable de perros, el mensaje final es para todos aquellos animales de compañía.

Lo que sí pedimos es que las personas al cargo estén pendientes de sus mascotas,con responsabilidad, para evitar molestar al resto de campistas.

 

Noite de meigas

Ya está aquí la noche de San juan. Una velada mágica donde familias y amigos se juntan en torno a una hoguera y se quema todo lo malo del año. A los gallegos nos encanta esta noche, que alumbra a las meigas y deja entrever las supersticiones más antiguas de nuestra historia. Los abuel@s las cuentan a los niet@s, mientras los hijos se encargan de la churrascada, sardiñada o algo que acabe en -ada. Porque es una noche, que si el tiempo lo permite, es para disfrutarla al aire libre. Y en el Rinlo Costa camping hemos elegido hacer una torrezmada, para compartir con nuestros campistas, amigos, familiares y toda aquella persona que se quiera acercar a degustarlos.

Nuestra verbena estará amenizada por música popular. Además, se podrá disfrutar de la tradicional queimada, propia de la gastronomía gallega. Y no hay queimada sin conxuro. Así que para aquel  que todavía no se lo sepa, aquí os lo dejamos para que vayáis practicando para esta noche

¡Os esperamos en el Rinlo Costa Camping!

CONXURO TRADICIONAL DA QUEIMADA GALEGA

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.

Demos, trasgos e diaños,

espritos das nevoadas veigas.

Corvos, pintigas e meigas,

feitizos das menciñeiras.

Podres cañotas furadas,

fogar dos vermes e alimañas.

Lume das santas Compañas.

Mal de ollo, negros meigallos,

cheiro dos mortos, tronos e raios.

Ouveo do can, pregón da morte;

fuciño do sátiro e pé do coello.

Pecadora lingua da mala muller

casada cun home vello.

Averno de Satán e Belcebú,

lume dos cadavres ardentes,

corpos mutilados dos indecentes,

peidos dos infernales cus,

muxido da mar embravescida.

Barriga inútil da muller solteira,

falar dos gatos que andan á xaneira,

guedella porca da cabra mal parida.

Con este fol, levantarei as chamas deste lume

que asemella ó do inferno

e fuxirán as meigas a cabalo das súas escobas,

índose bañar na praia das areas gordas.

¡Oíde, oíde! os ruxidos que dan as que

non poden deixar de queimarse

no augoardente quedando así purificadas.

E cando esta brebaxe baixe polas nosas gorxas,

quedaremos libres dos males

da nosa alma e de todo embruxamento.

Forzas do Ar, Terra, Mar e Lume,

a vós fago esta chamada:

Si é verdade que tedes máis poder que a humana xente,

eiquí e agora, facede que os espritos dos amigos que estean fóra,

participen con nós desta queimada.

Rinlo y el mar

“El mar es dulce y hermoso pero puede ser cruel”. Esta frase y gran verdad la citaba el escritor Ernest Hemingway en su obra El viejo y el mar, un clásico de la literatura que le confirió al periodista el premio pulitzer. Entre sus páginas encontramos la historia de un viejo  y su relación con el mar donde se describe con aire nostálgico la profesión de pescador. Ese oficio tan bello como duro y que nos lleva a hablar de Rinlo. 

Rinlo es mar.  Se dice que antiguamente, hace más de 500 años, tuvo su origen esta villa debido a un puerto ballenero. Hoy mantiene la esencia de pueblo marinero, con sus casas de colores construidas tan cerca del mar que el olor a salitre impregna las estrechas calles que forman el municipio y confiere a la zona, el eterno perfume de agua salada.

La mayor parte de sus habitantes viven o han vivido del mar.  Marineros que salían a la mar cada madrugada, hoy son hombres curtidos de experiencias que pasan el día jugando con sus nietos y charlando con sus compañeros y amigos de faena mientras toman el vermut del mediodía.

Siempre con la mirada y los recuerdos puestos en el Cantábrico, los viejos mariñeiros observan las mareas y rememoran tiempos pasados. Pregúntales cualquier cosa sobre el mar y te responderán con la sabiduría de quien lo sufrió. Lo entienden, lo aman, lo odian y sobretodo, lo respetan. Porque se dice que cuándo uno vive del mar, se convierte en parte de él.

El último marinero de la villa se jubiló hace un par de años. Pero el oficio de percebeiro y percebeira aún sigue vigente en este municipio. En los siguientes posts os presentaremos a algunos de nuestros vecinos para que vayáis conociendo más este pueblo porque Rinlo es mar, pero Rinlo también son sus habitantes.

Quién sabe. Quizás, Santiago, el protagonista de la novela de Hemingwey, bien podría ser uno de nuestros marineros. Se conoce que el escritor y periodista era un enamorado de Galicia y hay quien dice que Rinlo estuvo entre sus visitas.

Rinlo Costa Camping

Rinlocosta es un camping familiar situado en a Lagoa en plena ruta de las playas, a 4km de la playa de las catedrales y a 500 m del típico pueblo marinero de Rinlo, donde se podrán disfrutar de unas divertidas jornadas a escasos metros del mar.

Una zona ideal para la práctica de actividades acuáticas,para hacer rutas turísticas,disfrutar de la gastronomía o para tomarse unos vinos en los acogedores bares de la zona.

Es un camping de reciente construcción en donde destaca la temática marinera. Posee amplias parcelas de 60m, acogedores bungalows y una piscina de agua salada donde podrá disfrutar de la compañía de familia, pareja o amigos.